Un salón para Disfrutarlo en familia

Me habéis preguntado mucho por el sofá y la alfombra que sale en muchas de las fotos de mi cuenta de Instagram y además es ahí donde ahora hacemos los videos de juguetes, así que me he decidido a haceros un post para enseñaros cómo es y el por qué de este cambio.

Mientras mis hijos han sido pequeños he tenido un salón/juguetería/parque de atracciones, todo en uno; hemos dejado que disfrutaran de él a lo grande: han saltado en los sofás, han llenado el suelo de piezas de Lego, he tenido baúles con muñecas, balones, patines, disfraces.

Y es que nosotros decidimos tener hijos para disfrutarlos, para verlos reír y pasarlo bien, y no para pasarmos el día a grito pelado porque derramaban un zumo o tiraban un cuadro, así que dejé de pensar en en mi salón como tal, procuré poner muebles con los que no se hicieran daño y hemos vivido así durante casi 12 años, teníamos hasta agujeros en la pared porque a Guille le dio de pequeño por meter la uñita… parecía que habían bombardeado el salón.

Pero como todo en la vida, llega el momento de fluir y cambiar, mis hijos ya son mayores y no necesitan espacio para jugar con juguetes, y Valeria, que sí tiene aun edad de eso es mucho más ordenada de lo que eran ellos y además ya son sólo sus juguetes, no los de tres niños; así que llegó el momento del cambio y de que nosotros también pudiésemos disfrutar de nuestro salón.

Con todo esto, y gracias a los consejos de mis Pitucas (ellas ya saben quienes son) decidimos entre los cinco cómo podíamos tener un salón para disfrutarlo entre todos, ni una juguetería, ni un mausoleo donde no se puede tocar nada, y esto fue lo que hicimos.

un salón para disfrutarlo

En primer lugar nos deshicimos de la mayoría de cosas que teníamos y que no nos aportaban nada de nada, marcos de fotos, figuras que casi puedo vender como antigüedades del tiempo que las teníamos ¡¡yo que sé lo que las bolsas que sacamos! mil trastos que vas guardando a lo largo del tiempo “por si acaso” y que al final sólo sirven para acumular y crear polvo, no os podéis hacer una idea de lo a gusto que me quedé después de tirar tanto trasto.

Después masillamos los raspones y agujeros y pintamos la pared totalmente de blanco ¡qué ganas tenía de quitarme de encima el color crema! elegimos una pintura de Bruguer que me habían recomendado porque repele las manchas, se llama Bruguer ULTRARESIST y os la recomiendo encarecidamente, con tan solo pasar una toallita de bebé la pared se queda como nueva, ¡qué maravilla! y el blanco es una pasada, súper luminoso, mi salón parece tres veces más grande. Tienen colores preciosos y en su app Bruguer Visualizer podéis probar los colores de su paleta tan solo haciendo una foto de la habitación que queréis pintar.

Compramos nuestro precioso sofá de Ikea, el modelo de la serie KIVIK de 3 plazas; me habían hablado muy bien de él y era justo lo que íbamos buscando, un sofá ancho y cómodo, con chaiselongue para tumbarnos a ver las películas en familia, y le añadí un reposapiés para hacer más grande esa zona de descanso y que además permite guardar dentro las mantas y cojines, de ese modo queda todo ordenado en un santiamén.

Sofá de Ikea Kivik en gris antracita

El color es Hillared Antracita, ideal porque es muy sufrido, no se queda roñoso a los tres días como podría pasar con uno más claro, ha salido nuevo este año y aunque yo iba decidida a comprar el otro tono de gris, al final nos decidimos indiscutiblemente por este y la elección fue perfecta.

Además me traje 3 fundas de cojín en gris y blanco que tenéis en este enlace y por último la alfombra de rombos Lappljung Ruta que hacía tiempo me había gustado pero no pegaba nada con mi anterior salón, en ella Valeria puede jugar con sus muñecas porque tiene muchísimo espacio y está mucho más cómoda.

Mi amiga Mónica de Blog Mami a la moda me preguntó si tenía pensado poner alguna planta, ¡y a mí que se me secan hasta los cactus!; pero luego, pensando, decidimos que tenía razón y que podíamos intentarlo, así que compré una palmera y una cala blanca que quedan preciosas y dan muchísima vida al salón (conste que vivo pendiente de ellas para que no les pase nada porque me daría una pena horrorosa).

Cuando ya me iba de Ikea con mis cosas, más feliz que una perdiz, me topé con un espejo que me llamó mucho la atención, de aspecto vintage en gris plata; pero no estaba segura de cómo iba a quedar sin ver todos los muebles puestos y el salón colocado, así que me volví a casa sin él pero rondándome la cabeza día tras días, hasta que mi marido se hartó de oírme y me hizo volver a Ikea a por el. No puedo estar más enamorada de él, me encanta cómo queda y la luz que le da al salón.

Compramos un nuevo mueble para la zona de la tele (que hemos colgado de la pared), los muebles justos para guardar lo necesario y ya está, la mayoría de veces, menos es más. Y hemos sacado la Play Station de mis hijos al salón para poder jugar cómodamente todos.

mueble de salon

Por último, hemos creado un pequeño despacho con una mesa de cristal y unos caballetes en un rinconcito para trabajar de deskandsit, así mis hijos tienen el ordenador en el salón y podamos comprobar siempre por donde se meten y tenerlos un poco más controlados (mientras podamos), además a mis dos mayores les gusta estudiar donde yo estoy, así que se ponen en la mesa del salón y estamos todos juntos en las horas de estudio.

Probablemente no sea el salón de los sueños de la mayoría de la gente, pero yo os aseguro que se ha convertido en lo que buscábamos, un salón para disfrutarlo en familia, en el que tenemos que limpiar muy poco y es fácil mantener ordenado, tenemos menos cosas pero más tiempo y espacio para nosotros.

Espero que os sirva de inspiración si ha llegado vuestro tiempo de fluir y vais buscando lo mismo que nosotros, un salón para disfrutarlo.

¡Que os divirtáis! 😀

The following two tabs change content below.
Soy Lourdes Picó, aunque mis amigos me llaman Lou. Alicantina, Enfermera, Blogger y Mamá de tres maravillosas fieras. Cabezona (mucho), muy muy optimista y extremadamente trabajadora. Me gusta vivir la vida y exprimirla, disfrutarla con los míos y sacarle todo el jugo, que total, estamos aquí tres días, no es como para perderlos en cosas (ni gente) que no merecen la pena. Escribo sobre blogging en Trucos para mi blog y si os gusta la diversión en familia, también probamos juegos y juguetes en Scrapping para dos, y mi último proyecto en marcha es Con niños y equipaje, un blog de viajes en familia donde os contamos sitios chulos para visitar con niños y cómo viajar un pelín más barato con una familia numerosa.

Autor: Lou

Compartir este post en

15 Comentarios

  1. Ha quedado genialCon mucha luz

    Post a Reply
    • Soy marianalberi en Instagram.

      Post a Reply
    • Gracias guapa, la verdad es que tengo la suerte de tener una casa con muchas luz natural 🙂

      Post a Reply
  2. Me gusta mucho el resultado….yo también he pintado mis paredes de blanco hace unos meses…y justo compré esas sillas para mi salón, tipo tower de eames.

    Post a Reply
    • Esas sillas son comodísimas y súper fáciles de limpiar 🙂

      Un besazo

      Post a Reply
  3. Lourdes! Que bonito esta, enhorabuena guapa!

    Post a Reply
    • Gracias guapísima, sobre todo es fácil de limpiar y mantener

      Post a Reply
  4. Muy chulo!! Yo soy de las que hacen los cambios en verano… Así que voy copiando ideas. Disfrútalo!

    Post a Reply
    • Gracias Sis, ahora falta que vengas a estrenarlo con una cenita 😉

      Post a Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: