Trucos para dormir a los niños (menos al tuyo)

 

 

 

Principalmente cuando eres primeriza oyes un montón de trucos  y consejos para relajar a los niños, pero, como cada personita es distinta, no hay dos iguales, a veces parece que tu hijo se revela contra el mundo y en tu caso no habrá manera de que funcione.

El tema es que en mi caso, a pesar de que creo que mis hijas son muy diferentes y he aplicado mucha rutina, hay aspectos en las que son calcos y no funciona ninguno de esos consejos que tanto había oído.

Parodias de la vida, ves que funcionan a todos menos al tuyo…

 

1. Ir en el coche. Hay padres que los meten en el coche, y oye, mano de santo… incluso he oído que algún padre en pijama, por la noche, ha sacado al bebé o al niño a pasear para conseguir que se durmiera porque no había manera. Las mías pueden estar desbordadas de sueño y ni de casualidad, sea la hora que sea, eso sí, cuando no tienen que dormirse, en especial la pequeña, es cuando caen. Me ves a mí, en alguna ocasión, llegada la hora de dormir, con alguna de las niñas en el coche que llegaba de algún sitio, ver que se le caen los párpados, estar ya en la puerta de casa y yo pasar de largo y venga a dar vueltas a la rotonda, niña para arriba, niña para abajo, calle va, calle viene, música puesta pero con volumen moderado y nada, la pequeña niña luchando contra sus propios párpados, pero por sus narices que no se dormía. Sin embargo, fuera de hora, cuando te viene mal porque no va a dormir por la noche ahí es cuando se duerme, justo cuando no debe. Benditos angelitos.

2. Darse un baño. Lo aconsejan incluso antes de dormir porque es relajante, ¿verdad?. Pues las mías se vienen arriba ¡¡y de qué manera señores!!, ¡no hay quién les pare!. Se emocionan, lo dan todo, porque les encanta, y siempre pienso “caerán rendidas” pero no, en mi caso ¡¡recargan pilas!!… Así que cuando llega el día del baño, no sé cómo lo hacemos que aún se acuestan más tarde. ¿Algún consejo?¿Aceites aromáticos?¿Ponerles a hacer aquagym en la bañera?…

3. Un masaje de crema. Otro de los consejos que nos dan desde que nacen. De hecho, incluso asistí a un par de talleres de cómo masajear al bebé. Pues mis técnicas nunca funcionaron, y mira que me aprendí la lección al dedillo, ¿eh?. Pero en el caso de mis hijas no funcionaba.

4. Comer papilla de cereales. Dicen que es infalible y que así, además, no se despierta el bebé en toda la noche. Reconozco que en el caso de una de mis hijas funcionaba lo de no despertarse toda la noche. Ahora lo de dormirse tras la papilla era otro cantar.

5. Poner dibujos. Cuando son un poco más mayorcitos. Esto es, cuando hay alguna reunión de amigos en casa, por un lado está la cena de padres, por otra la de los niños, charlamos mientras ellos juegan y llega la hora de que se tranquilicen un poquito para que los mayores puedan seguir a sus cosas, pues nada, ponemos una película que les guste ¡¡fantástica idea!!. Esa es otra, primero, conseguir un consenso para ver qué película será la elegida, y después de esa dificilísima y polémica tarea (siempre sale alguno perdiendo y que puede incluso coger una pequeña rabieta) llega el momento de ver quién se sienta al lado de quién, y por fin, poner la película. Pues bien, toooodos los niños del mundo y digo TODOS irán cayendo como moscas en un profundo y placentero sueño. Menos las mías. Aunque lleven el día entero de juegos sin parar, dándolo todo, sin siesta y casi sin respirar (podéis preguntar a mi alrededor). Ya puedes ponerle una, dos o tres películas seguidas que cuando mires a tu hija ahí estará, al pie del cañón, mirándote fíjamente con esos ojitos angelicales, luchando contra su propio sueño, pero sin querer perder detalle.

 

Y a pesar de todo esto, mis hijas siempre han dormido las dos bastante bien, en mi caso, a fuerza de nanas, pero ¿y lo divertido que es de vez en cuando quejarse? 😉

 

¿Qué es aquello que a tu alrededor a todo el mundo le funciona menos a tí?¿Algún truco infalible para conseguir que los niños duerman?¿Alguno de estos consejos os funcionan o funcionaron a vosotros?

 

 

 

 

 

The following two tabs change content below.
Galissea o Beatriz Abellán. Entusiasta con lo que me gusta y apasionada de la comunicación y de las marcas, como Licenciada en Publicidad y Comunicación que soy. Podéis seguirme en mi Perfil Personal. Madre de dos niñas, Alejandra y María, el motor de mi vida, junto a mis amigos de verdad. Enamorada de la música, banda sonora que me acompaña cada día, del teatro y de la lectura. Adoro la decoración, la moda, la gastronomía, las novedades y tendencias, las revistas, la radio y descubrir tiendas y sitios con encanto, así como Instagram, mi red social favorita por excelencia, donde día tras día descubro nuevas empresas y perfiles interesantes y un montón de gente maravillosa.

Autor: Galissea

Compartir este post en

5 Comentarios

  1. ¡Estivilizarlos! A todo el mundo le funciona el método Estivill. Yo si dejo a mi bichilla sola en su cuna ¡me echan del Puebluco Infernal por el escándalo!

    Post a Reply
    • Plaeando ser padres, hay a gente que no le funciona o que no son capaces y abandonan o ni lo intentan 😉 Así que Estivilizarlos, no es tan fácil, ¡jaja!. O como te pasa a tí, a más de uno le echarían del barrio.
      ¡Un besazo!

      Post a Reply
  2. Nosotros cuando era más pequeño utilizabamos cientos de estrategias, ruido blanco, el secador era mano de santo. Poner música, cogerle en brazos envuelto en una mantita, acunarle en el carrito…. Cuantas estrategias…
    Con el paso de los meses me dí cuenta que lo que mejor funcionaba era la teta. No hay nada de malo en que se duerman en el pecho, se sienten protegidos, seguros, sienten el calor de mamá.

    Post a Reply
    • ¡¡Es verdad!!, el ruido del secador, hay niños a los que les relaja, a otros les da pánico (mis hijas no lo soportaban). Lo de dormirse al pecho fabuloso también 🙂
      ¡Un abrazo pequefelicidad!

      Post a Reply
  3. Ja ja ja ja ja toda la razón. Me muero de la risa y eso que los míos duermen bien 😉

    Post a Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: