Navigation Menu
Consejos y Cuidados de un Prematuro
Sep11

Consejos y Cuidados de un Prematuro

  Consejos y Cuidados de un Prematuro A veces parece que no va con nosotros, creemos que a nosotros no nos pasará… pero lamentablemente no siempre es así y no siempre llegan los embarazos a término, con lo que no está de más conocer algunos consejos y cuidados de un prematuro. Cuando nos quedamos embarazadas y nos imaginamos la llegada de nuestro bebé pensamos en ese reencuento madre e hijo piel con piel que nos llena de amor y ternura, ese gran momento tan esperado, pero… a veces las cosas no son como una imaginaba, esa escena idílica se tuerce a veces sin esperarlo, a veces unos meses antes de su llegada, como en los casos de embarazos de alto riesgo, como me sucedió a mí (en este enlace TENÉIS MI HISTORIA), otras conforme nace el bebé, ya que a veces hay sorpresas con el peso de tu bebé, a veces el margen de error es más grande de lo que se esperaba. El caso es que todo cambia, da un giro de 180º o más, y la llegada del bebé se convierte en miedo y en ganas de que nazca sólo para saber a qué nos vamos a enfrentar. Tras el nacimiento del bebé Y llega ese ansiado nacimiento, a veces incluso programado, pero ahora hay que enfrentarse al mundo de las madres primerizas de un prematuro. Si has sido madre antes, de nada te sirve, todo es diferente, hay que empezar casi de cero. Si le toca estar en nido o incubadora, después de sacar fuerzas para reconstruir tu propio corazón tras verle ahí tan indefenso y lleno de cables y sacar fuerzas de debajo de las piedras, toca coger fuerzas para enfrentarte a algunas personas del equipo sanitario, ya sabéis que cada persona es un mundo. Algunas te ayudarán con ternura, otras te tratarán como si en la vida hubieras nacido sabiendo, pero no decaigas, respira hondo, llora lo que tengas que llorar y coge carrerilla para coger toda la fuerza y más. Pregunta, pregunta y pregunta. Y si alguien no te trata con esos mimos que mereces en un momento así, acude a otra persona, siempre hay alguien que te tenderá su mano, y piensa, que mañana será otro día. El cambio de pañal cuesta, la alimentación y la lactancia materna se tuerce a veces porque si tiene problemas de peso que es bastante probable te pueden obligar a alimentarle con lactancia artificial, pero tú sigue fuerte, y recuerda estos consejos y cuidados de un prematuro.   Algunos cuidados fundamentales si tienes un bebé prematuro Acaricia mucho a tu bebé. Simplemente por esa ventanita agarrarle,...

Leer más
Embarazos Complicados de Alto Riesgo
Ene23

Embarazos Complicados de Alto Riesgo

        Embarazos Complicados de Alto Riesgo   Hasta ahora nunca había entrado en detalle sobre el embarazo de mi hija María porque creía que no había necesidad, es agua pasada, una historia muy larga y de semblante surrealista. Era remover el dolor que por suerte quedó en absoluta felicidad y bastante tenemos todos ya a nuestro alrededor, con algunos golpes que nos da la vida, como para estar leyendo o escuchando penas ajenas, pero la pasada semana, publicada en el muro de Facebook de Tutete, vi una noticia del portal de ABC familia que me caló hondo… una madre que a pesar de lo que le dijeron los médicos y contra todo pronóstico decidió seguir adelante con el embarazo y luchar por esa personita que aunque nació con apenas 624 gr. ha conseguido sobrevivir y estar rodeado de toda su familia celebrando su primer cumpleaños. La mamá ha decidido hacer pública su historia precisamente por este motivo, y a mí me ha despertado una nueva forma de ver mi historia pasada para apoyar a madres que están pasando por dificultades en el embarazo y darles ánimo y decirles que mientras haya vida, hay esperanza, como en el día a día. Estamos aquí, y eso es lo importante, con lo que todo se puede ir solucionando o tirar para adelante si las cosas se tuercen mucho y luchando por nuestro sueño. Para leer todo lo que tengo que contar necesitáis una buena taza de café o té (ó 2 ó 3…), un paquete de Kleenex y algo de tranquilidad, ¿me acompañáis?. Mi embarazo iba muy bien, mucho mejor diría que el anterior, cero nauseas, ningún susto raro, iba perfecto en la primera mitad del embarazo al menos en las pruebas rutinarias, hasta que fui a esa deseada ecografía bonita, la 3D ó 4D, que se hace alrededor de la semana 20, en la que pasé en cuestión de segundos de la emoción, por ver la carita del bebé, al pánico, cuando el doctor me dijo que algo no iba bien… Había que hacerme una amniocentesis inmediatamente, porque algo fallaba, algo grave pasaba, el feto tenía unas medidas muy raras… Me lo puso el médico tan tan mal, y siendo amigo de una parte de mi familia que le di permiso en ese mismo instante para la amniocentesis, a pesar de que no me la había hecho cuando correspondía en ninguno de los embarazos, no entraba dentro de mis planes. Me habló claramente de la posibilidad de abortar, que estaba dentro de plazo y que ya lo volvería a intentar. Fundida en el miedo y el terror me...

Leer más