¿Qué termómetro compro?

 

 

Una de las primeras cosas que nos planteamos al tener un hijo es ¿qué termómetro compro? es importante que sea rápido porque a ver quien tiene a una cola de lagartija quietecita sin moverse 5 laaaaaargos minutos; pero además ha de ser efectivo porque de ello depende darle o no un medicamento.

Vamos a intentar buscar el más adecuado para nosotros.

Termómetros de mercurio

Son los más conocidos y los de “toda la vida”. Constan de un cilindro de cristal hueco relleno de mercurio y una escala graduada en el cristal; cuando el mercurio se calienta asciende y de ese modo obtenemos la temperatura. Para mi es el más fiable, pero se prohibió hace poco su uso por sus efectos tóxicos sobre la salud y el medio ambiente.

A favor:

  • Su medición es muy precisa.
  • Son muy baratos.
En contra:

  • Se rompen fácilmente.
  • Si se rompen pueden producir intoxicaciones.
  • Necesitan al menos 5 minutos para realizar la medición.
Termómetros Digitales

Constan de un circuito electrónico que registra la temperatura que se muestra en una pantalla digital.

A favor:

  • Medición rápida y fiable.
  • Difíciles de romper.
  • De fácil lectura.
  • Precio asequible.
En contra:

  • Si no lo colocamos bien, la medición puede ser errónea.
  • Necesitamos que el niño colabore.
Termómetros externos infrarrojos

Funcionan por infrarrojos y realizan la medición en la frente sin estar en contacto con la piel.

A favor:

  • Son cómodos y fáciles de usar.
En contra:

  • La medición de la temperatura se condiciona mucho por factores ambientales, lo que puede dar lugar a resultados erróneos.
  • Son bastante caros.

Termómetros de oído

Se introducen en el conducto auditivo externo y miden, mediante infrarrojos, el calor emitido por el tímpano.

A favor:

  • Medición muy rápida.
  • Son muy precisos.
  • Fáciles de leer.
En contra:

  • Si no los colocamos correctamente pueden darnos valores muy variados.
  • No son recomendados para los bebés menores de 3 meses el pequeño tamaño del oído puede hacer difícil insertar el sensor adecuadamente.
  • Tenemos que tener en cuenta, que al medir la temperatura central (mayor que la axilar) los valores siempre serán más elevados.
  • Son bastante caros.
Termómetros de chupete

Son chupetes con un dispositivo que registra la temperatura y la muestra en un display, mientras el niño lo lleva puesto.

A favor:

  • Fáciles de utilizar.
  • Precio asequible.
En contra:

  • Poco fiables.
  • Lentos: requieren que el niño los mantenga en la boca durante unos minutos.
¿Con cuál deberíamos quedarnos?

¡Esta es la pregunta del millón! desde mi experiencia, el que mejores resultados me ha dado es el de oído; es muy rápido y fácil tomarles con él la temperatura a los niños, incluso cuando están durmiendo, ni se enteran; lo cual es ¡una bendición! La temperatura es precisa, aunque a veces hay diferencia entre un oído y otro, sobre todo si la tomamos sobre el oído que tenían apoyados en la cama, yo lo tomo siempre en el oído que estaba descubierto.

Los termómetros digitales también son una buena elección, tienen un precio más asequible pero hay que asegurarse de colocarlo debidamente para evitar lecturas erróneas.

El que menos me ha gustado es el de infrarrojos, me lo regalaron cuando nació mi primer hijo y daba siempre lecturas de temperatura que no coincidían con la realidad, ya que el termómetro tiene que haber permanecido cierto tiempo en el mismo cuarto que la persona a la que se le va a tomar y claro…. ¡misión imposible con niños claro!

 

¿Qué termómetro usáis con vuestros hijos? ¿Habéis encontrado ya el que más se adapta a vosotros? Déjanos tu comentario

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Lourdes Picó, aunque mis amigos me llaman Lou. Alicantina, Enfermera, Blogger y Mamá de tres maravillosas fieras. Cabezona (mucho), muy muy optimista y extremadamente trabajadora. Me gusta vivir la vida y exprimirla, disfrutarla con los míos y sacarle todo el jugo, que total, estamos aquí tres días, no es como para perderlos en cosas (ni gente) que no merecen la pena. Escribo sobre blogging en Trucos para mi blog y si os gusta la diversión en familia, también probamos juegos y juguetes en Scrapping para dos, y mi último proyecto en marcha es Con niños y equipaje, un blog de viajes en familia donde os contamos sitios chulos para visitar con niños y cómo viajar un pelín más barato con una familia numerosa.

Autor: Lou

Compartir este post en

Trackbacks/Pingbacks

  1. Termómetro Inteligente Oblumi tapp - Pintando una mamá | Pintando una mamá - […] dado de cada cosa a cada uno de ellos… os digo yo que es para volverse tarumba. Así que…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: