No quiero Tener Hijos porque si soy Madre Pierdo Calidad de Vida

No quiero Tener Hijos porque si soy Madre Pierdo Calidad de Vida

Llevo ya mucho tiempo queriendo escribir sobre esto, pero confieso que es un tema del que yo misma me saturé y por eso decidí apartarlo.

Comenzó todo tras la publicación del libro de una madre reconociendo que se había arrepentido de tener niños, ya no recuerdo en qué país, ¿puede ser Reino Unido?

Continuó por las famosas y polémicas de declaraciones de Samanta Villar, unos dicen que con motivo del lazamiento de su libro, a modo de promoción, otros dicen que porque realmente ella piensa así.

Y finalizó con una velada romántica de Soraya, la cantante, con su pareja, a los pocos días de tener a su bebé.

¿Digo finalizó? imposible… esto parece que va a ser el eterno cuento de nunca acabar. Y con todo esto, la polémica, señoras y señores está servida.

El Derecho a Opinar

Lo que tengo claro es que el ser humano, cada día más, se cree con derecho a opinar. Pasa como cuando os he hablado del ciberbullying, o del acoso escolar, parece que detrás de la pantalla o a través de un dispositivo móvil y con todas las redes sociales que hay actualmente (y lo fácil que es llegar a todo el mundo), la gente se cree con derecho a sentar cátedra, a opinar y a juzgar.

Porque los valores se van perdiendo más y más y porque deber ser que poca gente practica realmente la empatía.

La Empatía

Empatía, esa palabra que tan poco importancia se le da y que tantísimo tendríamos que tener en cuenta. Nadie se pone en el lugar del otro.

¿Acaso todos saben sobre nuestras vidas? ¿acaso han pasado por todas y cada una de nuestras experiencias? ¿saben ellos de las situaciones y de la gente que nos rodea?

Vivencias y Experiencias Personales que Marcan

Porque sí, porque hay gente que no tiene familia cerca y tienen que sacrificarse en todo con los hijos, porque hay gente que tiene vivencias que le han marcado en sus vidas, porque cada uno tiene una carrera laboral y no sabemos todo lo que hay detrás. Y es que las declaraciones de unos y otros son todas válidas. No por eso son mejores o peores personas.

Una Maternidad idealizada

Entiendo que efectivamente hay un punto que cuando se tiene hijos, por mucho que los adores, no es como antes, pero hay gente a quien le compensa y gente a quien no. Y hay personas que pueden tener idealizada la maternidad y luego ver que no era lo que esperaba, puede haber un antes y un después.

Y os lo dice alguien que adora a sus hijas y tendría, si económicamente pudiera, 2 ó 3 hijos más.

El Instinto Maternal

Y lo confiesa alguien que se escandalizaba cuando hace tiempo (curiosamente antes de ser madre) ciertas amigas me comentaban que ellas no querían tener hijos (me escandalizaba pero nunca criticaba, sólo que me llamaba poderosamente la atención que una mujer no tuviera ese instinto maternal alguna vez en su vida).

Sin embargo, ahora lo entiendo, comprendo que hayan mujeres que no desean tener hijos y lo que les puede impulsar a ello; entiendo a las que quieren tener muchos hijos; entiendo a las que sólo quieren tener 1 hijo; y a las que lo quieren tener sin haber encontrado pareja.

Cada uno sabe sobre su vida

Porque ¿acaso estamos alguno de nosotros en su lugar? Nunca jamás. Porque su vida, su entorno y sus experiencias sólo las han vivido y les han afectado a ellas y a ellos. A mí me entristece y mucho las personas que critican sin conocer de verdad… que juzgan a todo el mundo sin haber estado en su lugar.

Así que, por favor, recuperemos valores, dando ejemplo a nuestros propios hijos, niños y futuras generaciones que nos rodean, dejemos de juzgar y centrémonos en sonreír y en intentar apoyar (aunque nunca lo entendamos) a los demás y en vivir nuestra vida, cada uno a nuestra manera, que estamos aquí de paso y vida solo hay una.

Nadie sabe por lo que uno pasa hasta que lo vive de verdad. Pero oye, ¡qué fácil es hablar! ¿verdad?.

Espero que os invite a reflexionar ante esto y ante otras situaciones en nuestro día a día. Y si os gusta, no dudéis en comentar y compartirlo. Galissea
 

Y, por supuesto, si os apetece, también podéis seguirme en mi perfil de facebook de mi blog personal de Galissea, ¡me encantaría!, donde os iré hablando de gastronomía, escapadas, deco,… y algunos otros temas que me vayáis pidiendo y con sorpresas próximamente 😀

O en mi perfil de instagram de Galissea me haría mucha ilusión vernos por allí y comentar.

 

The following two tabs change content below.
Galissea o Beatriz Abellán. Entusiasta con lo que me gusta y apasionada de la comunicación y de las marcas, como Licenciada en Publicidad y Comunicación que soy. Podéis seguirme en mi Perfil Personal. Madre de dos niñas, Alejandra y María, el motor de mi vida, junto a mis amigos de verdad. Enamorada de la música, banda sonora que me acompaña cada día, del teatro y de la lectura. Adoro la decoración, la moda, la gastronomía, las novedades y tendencias, las revistas, la radio y descubrir tiendas y sitios con encanto, así como Instagram, mi red social favorita por excelencia, donde día tras día descubro nuevas empresas y perfiles interesantes y un montón de gente maravillosa.

Autor: Galissea

Compartir este post en

12 Comentarios

  1. ¡hola! acabo de comentar un post sobre el mismo tema, y me repito, creo que “sólo” es cuestión de respeto, tan sencillo como eso… fácil, eh? 😉 bss!

    Post a Reply
    • Respeto, esa palabra clave Miren… pero que no tanta gente practica.
      Besos 🙂
      Bea

      Post a Reply
  2. Todos podemos dar nuestra opinión pero siempre si juzgar, que cada uno haga lo que quiera, solo faltaba!

    Post a Reply
    • Y tanto que sí, y si uno decide expresarse, que no se le machaque. Siempre puede haber personas en su lugar y no hemos vivido en su lugar, con lo cual es respetable.
      Gracias MamaCuchufleta por comentar.
      Un abrazo

      Post a Reply
  3. Totalmente de acuerdo, soy madre y comprendo que cada mujer tenga sus razones para decidir ser madre o no y creo que Samantha Villar, solo dio su punto de vista acerca de como ella vive su maternidad, expreso como se siente como cualquier madre, y aunque a mi parecer fue un poco precipitada la valoración que hizo, es totalmente respetable, pues sobre los sentimientos no hay valoración ajena que valga, cada persona es dueña de lo que siente y de lo que vive. Por otro lado siempre he pensado que no se es más mujer por ser madre ni menos mujer por no serlo. La gente habla , habla y habla pero creo que también deberían escuchar y ver más allá de lo que hay detrás de cada historia, en fin como bien dicen, la Empatía es un valor fundamental ahora más que nunca.

    Post a Reply
    • Tú lo has dico Silvana, cada opinión, cada experiencia, sólo la ha vivido uno mismo y tiene un por qué, y la gente debería respetar e intentar pensar que todas las opiniones, siempre que sean de uno mismo, son totalmente respetables, sin entrar a juzgar, y teniendo en cuenta que siempre hay más detrás de cada historia, de cada maternidad o no maternidad. Así que tratemos de practicar la empatía y más que nunca el vive y deja vivir. Y que no todos podemos opinar siempre igual, y que en nuestra balanza cada uno tenemos nuestras propias prioridades, siempre igualmente respetables.
      Un besazo y gracias por comentar,
      Beatriz

      Post a Reply
  4. Totalmente de acuerdo contigo,yo tengo 31 años y 4 hijos,soy totalmente feliz con ellos y si economicamente estuviese mejor tambien tendría más. Respeto totalmente lo que cada uno quiera con su vida, todos tenemos gustos distintos y metas distintas y debemos buscar nuestra propia felicidad. Es horrible hoy en dia como critica la gente cualquier cosa que uno haga o diga. EMPATIA es la palabra perfecta!

    Post a Reply
    • Qué maravilla Tania, esa maternidad con esa edad y 4 niños, a mí me hubiese encantado también, pero por supuesto, es algo que vemos tú y yo, y es comprensible que haya gente que en ese lugar pueda sentirse abrumada o pensar de manera distinta, pero nunca juzgable ni criticable, cada una viviendo su vida y su maternidad o no, de manera distinta, en busca de nuestra propia felicidad. Y cuando no lo sienten así, y ven que la maternidad les puede, igualmente respetable que se expresen, siempre que hablen de uno mismo o de personas que puedan sentirse como ellas para prestarle su solidaridad y su apoyo.
      Y sí, ojalá mucha más gente practicara la empatía, a veces da miedo ver cómo la gente se tira en masa para criticar… y lo peor sin pararse a pensar que en esta vida a veces nos vamos haciendo según experiencias personales y que nadie ha vivido tu vida igual que tú.
      Un abrazo grande Tania y gracias de corazón por comentar,
      Bea Galissea

      Post a Reply
  5. Totalmente de acuerdo. Cuando salieron esas opiniones y toda la marea de comentarios, acabé un poco saturada con el tema. Cada experiencia maternal, cada madre, cada padre y cada hijo es un mundo. Yo como madre no me veo capaz de juzgar a otra madre y mucho menos criticar sus sentimientos acerca de la maternidad! Estaría bueno!
    Puedo hablar de mi experiencia. Como bien dices, hay que hacer un ejercicio de empatía, quizás ponernos en los zapatos de otra de vez en cuando. Entiendo que haya madres que sientan que han perdido esa calidad de vida, entiendo que haya madres que se arrepientan de tenerlos, de no tenerlos, de tener uno, dos o cuatro. Porque cada una tiene una experiencia única.
    En mi caso, jamás tuve ese reloj biológico, ese sentimiento de “Ay! Tengo que ser madre porque es el fin de mi vida y si no lo soy me da algo”, pues no, no lo he tenido. Simplemente llegó una persona con la que pensé, por qué no? Y lo hicimos. Y a día de hoy yo de lo que me arrepiento es de mi haberlo tenido antes! Para mi es lo mejor y lo más bonito que he hecho! He perdido calidad de vida? No, ahora tengo una vida distinta. Y soy feliz con ella, aunque antes también lo era, pero ahora me siento repleta de amor. Porque eso es algo que sólo se conoce con la maternidad: el amor incondicional. Cómo se quiere a un hijo no se quiere ni a una madre!
    Y aquí tengo a mi bichito queriendo alcahuetear lo que hago con el móvil. Es hora de darle su desayuno y verlo sonreír!

    Post a Reply
    • Gracias Esther, gracias por tu respuesta. La alegría que me da comprobar que has captado perfectamente la esencia de lo que quería transmitir. Adoro a mis hijas por encima de todo y en mi próxima vida voy a repetir, las quiero a mi lado 😉 Pero de ahí a no tolerar que haya gente que no repetiría o que no se imaginaba cómo cambiaría realmente su vida, hay un gran paso. Dejemos de juzgar, como bien has dicho. Es lo de siempre. Que si lecha materna sí o no, que cesárea sí o no, que si les malcría, que si pasa de ellos, que si,… ¡¡basta ya!! Pero es que veo día tras día en chats, en conversaciones, en redes sociales que se sigue sin tolerar de verdad y sobre todo sin pensar que es imposible ponerse en la piel del otro cuando no hemos vivido ni vivimos su día.
      Y lo que tú dices, lo has expresado a la perfección, más que perder calidad de vida, tenemos una vida distinta, repleta de miradas y sonrisas incondicionales que nos llenan aunque nos quiten horas de sueño (que también, jaja!).
      Un besazo grande para ti y pare ese bichito precioso que te llena la vida.
      Bea

      Post a Reply
  6. Totalmente de acuerdo. Cada mujer es libre de querer o no querer tener hijos, y nadie tiene porque juzgarlas. Yo, antes de tener a mi hijo, me hubiera gustado tener 2 o 3, y ahora, después de dos años agotadores, tanto física como mentalmente, no se me ocurriría tener otro, y no porque no quiera a mi hijo sino porque me resultaría un calvario. Ya me cuesta tirar con uno, con más…….puffff. Y me encantan los niños, pero se me han terminado las fuerzas.
    Dejemos a cada una que viva la maternidad/no maternidad a su manera. Y la que diga que no se pierde calidad de vida……que se ganan otras cosas? Por supuesto. Pero calidad de vida se pierde

    Post a Reply
    • Di que sí Marta. Tengo amigas precisamente que opinan como tú, y un solo hijo les ha hecho ya sentirse plenas y además quieren la mejor educación para ellos y toda su atención. Me encanta igualmente, todo lo que le haga feliz a uno mismo es lo que importa. El resto de comentarios y opiniones sobran. Y a veces no siempre es fácil tener un hijo o más, nadie sabe nuestro día a día, nuestra situación personal, de lo que más nos gusta disfrutar en la vida. Así que coincido plenamente en tus palabras: dejemos a cada una que viva la maternidad o no maternidad a su manera.
      Gracias de corazón por comentar, me gusta saber que aún existe gente con empatía y sobre todo que vive desde el respeto.
      Un besazo,
      Bea

      Post a Reply

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: