Mi Hija Quiere ser Princesa

 

 

Mi Hija Quiere ser Princesa

Ya lleva este tema rondándome la cabeza un tiempo, se habla últimamente mucho del tema de hacer princesas a las niñas –Perdona ¿has dicho HACER?

A ver como me explico, yo no HE HECHO Princesa a mi hija, ella HA NACIDO así, y cuando digo que ha nacido es que lo lleva dentro, en el ADN como el color de ojos, que me lo digan a mí que soy la antiprincesa por naturaleza, no me gustan las cosas “brillosas”, ni el rosa palo, ni el fucsia con rosa, mucho menos las coronas, me dan grima los encajes y tuve mi primer bolso a los 20 años ¡por el amor de Dios, si me hice los agujeros de las orejas en la Universidad, ni pendientes he llevado hasta entonces!

Mi Hija Quiere ser Princesa

Además tiene dos hermanos mayores, con lo que ha crecido rodeada de coches, motos, fútbol, deportes varios, juegos de carreras por casa (sí, lo siento, en mi casa se corre); y jamás, ni una vez, la he visto coger un coche y ponerse a jugar, cuando tuvo uso de razón pidió una muñeca y hasta el día de hoy.

Así que, YO NO HE HECHO PRINCESA a mi hija, esa es su personalidad y no seré yo quien se la cambie, como no hizo mi madre conmigo, que aunque SÍ quería una princesa, me llevó desde el primer día a mis entrenamientos de atletismo, de balonmano, me compró mi primer balón de reglamento y se guardaba la chapa de la cerveza o la Coca Cola que se tomaba para que yo tuviera mi equipo de chapas; mi madre respetó cómo era aunque le hubiese gustado que fuese de otra manera.

princesa-anna-disney-valeria

Tengo amigas “Princesas” con un par de cojones que ya los quisiera yo para mí en algunos momentos, que con su vestido ajustado y sus tacones han dejado a más de uno… y una con dos palmos de narices por meterse con quien no debían.

El quid de la cuestión está en hacer ADULTAS TONTAS, no PRINCESAS; mi hija quiere ser Princesa, pintarse las uñas, colocarse coronas y ponerse su disfraz de mil brillos con el que se le ve desde la otra punta del barrio; pero de tonta no tiene un pelo y aquí está su madre para enseñarle que con las uñas pintadas también se puede decir NO, que con maquillaje en el ojo también se puede DECIDIR, y que se puede ser delicada y a la vez poner a quien haga falta en su sitio.

valeria-vestido-rosa

Ahora bien, una cosa es que yo me siente con mi hija un día y nos pintemos las uñas la una a la otra, de la misma forma que juego al Need for Speed en la Play con mis hijos; simulamos algo que aun no tenemos ni podemos hacer, ella pintarse las uñas (porque es lo que le gusta hacer) y ellos conducir (porque han elegido ese juego); si mañana mi hija me pide una equipación de fútbol (aparte de saltarme la lágrimas y llorar de la emoción) se lo compraré y me iré a hacer regates como hago con mis dos hijos.

Pero el otro día, mi amigo David Lay de Y Papá También (¡¡que sí que sí!!, que también hay papás blogueros y muy buenos, por cierto) publicó en sus redes sociales esta foto; una publicidad en la parte trasera de un autobús de su ciudad. Yo quiero que mi hija sea todo lo Princesa que quiera pero, desde mi humilde opinión ¡esto ya es pasarse! ¡ya quisiera Paris Hilton una fiesta de cumpleaños como esta!, ¿nos hemos vuelto locos? ¿en serio eso es un cumpleaños de niños?

princesa-por-un-dia

Manicura, pedicura???????, peluquería, PASARELA!!!! ¡lo flipo! ¿No os parece que todo tiene un límite? ¡ahí os lo dejo para que cada uno de vosotros valore! De hecho, me encantaría saber vuestra opinión sobre este tipo de “fiestas” para niñas pequeñas.

Yo no quiero que mi  hija deje de ser Princesa, a mí NO me gustan pero veo cómo disfruta ella, veo su cara cuando le regalan un disfraz nuevo, como rebosa de felicidad cuando se lo pone y da vueltas por el pasillo cual hada del bosque, porque es una niña y eso es lo que tiene que hacer, inventar lo que quiere ser PRINCESA o DRAGÓN, a mí me da igual, lo que intento inculcarle son valores, tanto a ella como a mis hijos varones; a respetar al que tienen al lado, pero a no dejarse pisar por nadie; a demostrar lo que valen sin llevarse a nadie por delante y a ser ellos mismos caiga quien caiga, porque si tú mismo te quieres, si sabes lo especial que eres, los que están a tu alrededor acaban admirándote igual que los admiras tú.

¡Que os divirtáis! 😀

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Lourdes Picó, aunque mis amigos me llaman Lou. Alicantina, Enfermera, Blogger y Mamá de tres maravillosas fieras. Cabezona (mucho), muy muy optimista y extremadamente trabajadora. Me gusta vivir la vida y exprimirla, disfrutarla con los míos y sacarle todo el jugo, que total, estamos aquí tres días, no es como para perderlos en cosas (ni gente) que no merecen la pena. Escribo sobre blogging en Trucos para mi blog y si os gusta la diversión en familia, también probamos juegos y juguetes en Scrapping para dos, y mi último proyecto en marcha es Con niños y equipaje, un blog de viajes en familia donde os contamos sitios chulos para visitar con niños y cómo viajar un pelín más barato con una familia numerosa.

Latest posts by Lou (see all)

Autor: Lou

Compartir este post en

23 Comentarios

  1. Yo sufri mucho me gustaba ponerme cosas de niña,,,una vez mi mama acepto a comprarme zapatos de niña para que usura solo dentro de casa,cuando no estaba mi papa

    Post a Reply
  2. Pues mi hija lo tiene claro ella quiere ser MAMA, MEDICO Y PELUQUERA. Cada vez que alguien le pregunta a sus 4 años y medio que va a ser esa es su respuesta y no falla, todo el mundo tiene algo que apuntillar eso es mucho solo una cosa, ser mama no vale, peluquera no tu a estudiar…. Y entonces a ella se le cambia la cara y pierde su sonrisa, me busca y me pregunta mami no puedo?? Y yo siempre le contesto que puede ser todo lo que quiera y si quiere ser mama,medico y peluquera seguro que lo hará genial. Le vuelve la sonrisa, de nuevo le brillan los ojos y busca al adulto que le dijo la frasecita de turno y le dice, mi mama me ha dicho que si puedo.
    Dejemos que los niños sean lo que quieran ser, ya bastantes trabas pone la vida como para coaccionarles desde pequeños

    Post a Reply
    • Totalmente de acuerdo contigo Noemi 🙂

      Besos

      Post a Reply
  3. Aquí otra antiprincesas con hija amante del rosa, coronas, vestidos y demás. La primera vez que le dejé elegir la tela para una prenda de ropa que le iba a coser y se fue directa al rosa, casi me da algo del disgusto… pero igual que a mí me desagradaba mucho que mi madre me tejiese jerseys rosas, tengo que respetar sus gustos para que no lo pase como yo jejeje. Por suerte si le hago algo negro también se lo pone encantada jajaja.

    Post a Reply
    • Da gusto saber que hay más entes como yo jajjajajaja, un besazo!!

      Post a Reply
  4. Pues mi caso es justamente el contrario del que comentáis las demás,soy la típica que no se baja de los tacones y en mi armario predominan las faldas y vestidos así que,como os podéis imaginar,mi niña va vestida como una princesa cada vez que puedo,me vuelven loca los lazos.Pues una de sus “profes” me dijo que yo la visto con mucha flor y mucho lazo pero a ella le parece que mi hija va a hacer más judo que ballet jejeje ¡Pues claro que sí!Que haga lo que ella quiera! así que yo estoy de acuerdo en que las “princesas” nacen no se hacen.Aunque también os diré que mi niña va a ser mi princesita toda la vida,en chándal jugando al futbol o con un tutú y zapatillas de ballet

    Post a Reply
    • Eso es lo importante Nuria, dejar que ellos elijan libremente cómo quieren ser.

      Un abrazo grande.

      Post a Reply
  5. Al igual que la mayoría de vosotras yo no he sido nada femenina en mi infancia, de hecho he pasado por muchos berrinches por el mero hecho de ponerme un vestido. Pero mi hija de tres años es toooodo lo contrario. Al principio yo me negaba a comprarle ropa rosa, de hecho mucha de su ropa de bebé me ha servido para su hermanito. Y en cuanto a las películas tampoco me gustaba que viese películas de princesa, sigo pensando que el modelo femenino de peliculas de Hayao Miyazaki son mucho mejores que las cursis princesas. Pero finalmente con tres años que tiene nos hemos tenido que rendir al hecho de ella es una princesa de los pies a la cabeza, todo lo quiere rosa, y aunque juegue con coches, o a los piratas ella sigue siendo una princesita. Tanto es así que decidimos llevarla con sus primas a uno de estos spas Princelandia y la verdad es que disfrutaron muchísimo, se pintaron, se pusieron tutu y unas boas rosas para hacer un pase de modelo. Para nuestra sorpresa ese dia, en otra sala había un cumple y habían tantos niños como niñas, eso si los niños se había pintado cicatrices, tatoos en los brazos y estaban cantando en un karaoke junto con las niñas. Por lo que los niños son como son a pesar del entorno y a veces somos nosotros los que vemos raro cosas que no lo son, al fin y al cabo el rosa es color como cualquier otro.

    Post a Reply
    • Qué difícil a veces hacer entender a los demás que no tenemos la culpa de cómo son nuestros hijos jajjajajjaja, tu hija y la mía tienen mucho en común!! :d

      Besos BeaCar

      Post a Reply
  6. Aquí parece que vamos por el mismo camino. Su padre está obsesionado con que no crea esos cuentos de princesas, pero hija, es que desde que vio Frozen ella sólo piensa ne princesas en todas partes, y por todas partes las ve. ¡Si hasta es de las palabras que mejor pronuncia! Lo cual, no teniendo ni 2 años, ya es mucho decir.

    Post a Reply
    • Ya te digo yo que lo llevan en el ADN jajajjajajaj espero que cambie el cuento un poco al hacerse más mayores porque si no, vaya tela la que nos espera 😉

      Besos

      Post a Reply
  7. Pues mira, cuando nació la mediana me negaba y me nega a a comprarle ropa rosa. Que si estereotipos, que si quería que jugara con todo tipo de juguetes (ahí tiene los nenucos y juguetes de ese estilo guardados nuevios en cajas), en fin, esas cosas. Porque yo soy medio fmeenina. A ver, me gusta arreglarme pero soy dejadísima para manicuras y cosas de esas. No distingo esmaltes, me la traen al pairo las tendencias en maquillajes ni esas cosas. Tampoco llevé bolso hasta bien entrada la facultad..en fin, que femenina descafeinada.
    A lo que iba, un día, de compras, la niña, que tendría menos de dos años empezó a señalar ropa y cosas que le gustaban y, adivina los colores, rosas, morados, purpurinas, brillis…ASí que princesa se nace, cada vez lo tengo más claro. Por mucho que nos empeñemos.
    <y no, no me gustan nada las fiestas de spas y cosas de estas para niñas. Me parece muy excesivo

    Post a Reply
    • Pues eres igual que yo “medio-femenina” jajajajajjajaa; creo que le he pasado toda la femineidad a mi hija ¡vaya tela!
      El caso es que sean como deban ser, su propia personalidad, no la nuestra.

      Un besazo y mil gracias por tu opinión

      Post a Reply
  8. tengo un post a mitad sobre esto… me parecen horribles, no lo puedo evitar! puede ser que a las pequeñas les guste y que no pase nada por hacerlo pero las veo tan antinaturales!!

    Post a Reply
    • Yo lo de la Fiesta-Spa tampoco lo veo por ningún lado, excesivo lo mires por donde lo mires, pero claro, es una opinión totalmente personal, de todo hay en la viña del señor 😉

      Un besazo

      Post a Reply
  9. Por fin leo algo así!! Yo fui una “niña princesa”, aunque en realidad nunca tuve disfraz de tal, sino de hada. Me chiflaban los vestidos largos y los cancanes; y me encerraba en el baño para pintarme los morros bien rojos con el pintalabios “bueno” de mi madre (suerte que ahora existe la cosmética low cost, yo “me comía” los labiales de Chanel…).
    Siempre que podía iba hecha un loro, yo y mis primas. Que jugásemos con muñecas no quiere decir que no jugásemos a Playmobil con nuestros hermanos o en la calle al escondite.
    Ahora soy una chica normal, femenina, pero no tengo un pelo de tonta.

    Tengo un caso en la familia, una prima con una niña a la que quisieron educar en igualdad. No le compraron juguetes “sexistas”, ni muñecas, ni nada rosa….y con año y medio en casa de unos amigos la cría se lanzó a por una muñeca como loca. Ahí mi prima se dio cuenta y cambió de parecer. A la peque le encanta vestirse de princesa, maquillarse, hacerse collares y pulseras y ponérselos todos a la vez, desfilar con velo tarareando la marcha nupcial y si le preguntas, su color favorito es el rojo-rosa 🙂

    Su madre ha tenido que aceptarlo, aunque ella sea cero femenina, jamás se maquille y no tenga ni una falda en el armario. La naturaleza de su hija es así y punto!

    Post a Reply
    • Ahí está lo importante, no intentar imponer nuestros propios gustos, debemos dejar que sean ellos quienes decidan qué y quién quieren ser; nosotros estamos aquí para apoyarles en sus decisiones y poner el hombro para llorar cuando se equivoquen.

      Un gran beso, gracias por compartir tu opinión

      Post a Reply
  10. Pues he de decir que yo puse el mismo grito en el cielo en su día con los spas de princesas. Me parecían un horror (creo que mi expresión fue que se te garrapiñaban las venas tal cual entrabas). Pero un día las invitaron a un cumple ahí. Y entramos. Algo que no hubiese hecho ni muerta. Era todo rosa, pasteloso y lleno de purpurina… y se lo pasaron como los indios. Básicamente consistía en que se pintaban las uñas y se maquillaban como puertas (exactamente igual que hacen en casa) y se ponían unas faldas de tutú de esas que también tenemos en casa. Luego paseaban por una pasarela con los padres del cumple y ya. Mucho menos dramático de lo que yo imaginé y más parecido a lo que hacen en mi casa muchas veces. Y sobre todo, se lo pasaron como los indios. ¿Pagaría yo por celebrar el cumple ahí? en principio no (iba a decir “ni muerta”, pero ya sabes, nunca digas de este agua no beberé) pero fue una triunfada absoluta. Eso sí, sin niños. Si tienes chico y chica olvídate. No porque no los admitan (que no lo sé, pero imagino que si alguno tiene mucho interés en entrar les dejarían) sino porque ahí sí que no entran ellos ni arrastrados. ¡Al menos la mayoría!

    Post a Reply
    • JAJAJJAJAJA, mis hijos mayores no entran en un sitio así ni arrastrándolos del pelo, ni sexista ni leches, que no entran porque se les encogen las uñas de los pies sólo de ver tal cantidad de rosa y brillo.
      Yo no he tenido ocasión de ir a un cumple de esas dimensiones femeninas, si me invitan, pues me tocará ir ¡qué remedio! pero desde fuera da mucha grima, pero mucha mucha.
      Besotes guapa

      Post a Reply
  11. Me ha encantado!
    Yo tengo claro que hay cosas con las que se nace… Lo se y no hay nadie que pueda convencerme de lo contrario.
    Lo se porque yo tengo mellizas, dos niñas nacidas a la vez, con las mismas cosas en casa y con “el mismo trato”… Y tengo una princesa y una antiprincesa!
    Cada una tiene una personalidad diferente y muy respetable. Yo no soy ni de encajes ni de purpurina ni de lazos pero disfruto viendo a una de ellas pintarse los labios mejor que yo, se pone su vestido de princesa y le hace ojitos al espejo…increíble! de donde habrá salido ese arte? Jajaja Mientras…su hermana coje su maletín de veterinaria y cura a toda la fauna que hay en casa…es mas kamikaze…le encantan las atracciones que dan vueltas y suben a grandes alturas….
    Disfruto viendo que cada una es como es teniendo la misma base que somos sus padres… Pero si algo tenemos claro es que ante todo son personas con opinión y queremos que respeten y se respeten, que se quieran tal y como son y que no se dejen menospreciar.
    Lo de la fiesta me deja sin palabras…es algo que se me escapa de mi concepto de fiesta infantil….

    Post a Reply
    • Claro Gloria, es cuestión de dejarlos crecer y formarse a su ritmo y en su propia personalidad, me alegra saber que no soy la única ¡no creas! 🙂

      Besos guapa

      Post a Reply
  12. Me ha encantado el post. Creo que no es más que una etapa más, y que depende de nosotros el añadirle un poco de magia, o el chafarla por completo. Me quedo con la primera opción. Y sí, lo de la fiesta-spa también me pone los pelos de punta cuando lo veo. Todo en su medida.

    Post a Reply
    • Cierto, es cuestión de pasar esa etapa e imagino que con el tiempo se irá diluyendo tanto brillo y rosa (espero por mi salud mental).

      Besos

      Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Fundas Nórdicas Chulísimas de Vertbaudet - Pintando una mamá | Pintando una mamá - […] de conjuntos de fundas nórdicas con almohada para todos los gustos; infantiles como esta de la princesa o el…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: