Navigation Menu

¿La leche de fórmula se puede recalentar?

La leche de fórmula se puede recalentar

La leche materna es lo ideal cuando se trata de alimentación para bebés. Por lo tanto, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Academia Americana de Pediatría (AAP) y el Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría se recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del niño y continuar con el amamantamiento junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años o más, mientras madre e hijo lo deseen y así lo recomiende el pediatra.

Sin embargo, la lactancia materna no siempre es posible y muchas familias deciden optar por la leche de fórmula para alimentar a sus hijos, a partir de los 6 meses y como parte de una dieta diversificada.

La leche de fórmula (o de continuación) intenta imitar a la leche materna, incorpora las proteínas y minerales necesarios para el bebé, pero carece, entre otras cosas, de las propiedades inmunitarias de la leche materna. Una de las ventajas evidentes de alimentar con leche de continuación a tu bebé como parte de una dieta diversificada, es que el padre puede involucrarse más en la alimentación de su hijo y aumentar el vínculo padre-hijo.

Ahora bien, lo más importante a la hora de comenzar a dar leche de continuación a tu hijo, es saber cómo debes hacerlo: ¿puedo recalentar el biberón sobrante? ¿puedo dejarlo ya preparado? ¿a qué temperatura hay que dar el biberón al bebé? Seguro que te has hecho más de una de estas preguntas alguna vez.

Para asegurarte de que tu bebé se toma el biberón de forma adecuada, es importante que el proceso de preparación y conservación de la leche de continuación sea el que indica cada marca.

Consejos para preparar el biberón

A la hora de preparar una leche de fórmula (o de continuación) en el biberón, hay que tener en cuenta que las propiedades del preparado no son permanentes, sino que hay unos tiempos prudenciales y unos métodos de calentamiento del biberón.

La respuesta a la pregunta de si la leche de continuación se puede recalentar es que no debe hacerse, al menos no es lo ideal. Lo mejor es calentar el agua y añadir los polvos después, y tirar la cantidad que sobre tras la toma del bebé.

Lo ideal es preparar el biberón justo antes de la toma del bebé, pero si tienes que prepararlo de antemano, debes saber que la leche de continuación suele durar una hora a temperatura ambiente, pasado ese tiempo, es mejor desecharla y preparar otro biberón. Pero recuerda, cada marca puede ser diferente, y lo mejor es consultar las indicaciones del envase.

¿Cómo se prepara el biberón?

Lávate las manos y el biberón y la tetina antes de usarlos.

Pon la cantidad de agua en el biberón y caliéntalo con cuidado. Puedes usar agua embotellada con bajo contenido en sales minerales o del grifo.

Hay diversas formas de calentar un biberón: calienta biberones eléctrico, microondas (si utilizas este medio, recuerda agitar el líquido al sacar el biberón para que se reparta bien el calor), baño maría.

No es necesario calentarlo mucho, piensa que la leche materna tiene una temperatura de unos 37ºC, solo lo necesario para disolver los polvos.

Añade los polvos según el peso y la edad de tu hijo (el pediatra te dará unas pautas y en el envase de la marca de leche de continuación también tendrás unas indicaciones para orientarte) y agita bien para que queden completamente disueltos.

Asegúrate de que la temperatura es correcta antes de empezar a alimentar a tu hijo con el biberón.

Cosas a tener en cuenta

Limpia bien todas las partes del biberón una vez usados.

La leche de continuación ya preparada, sin que el bebé haya chupado la tetina, puede guardarse en la nevera hasta un máximo de 24 horas. Pero lo ideal es dársela al bebé recién preparada.

Mantén una buena postura para dar de comer a tu bebé.

Asegúrate de que el orificio de la tetina es el adecuado para la edad de tu bebé, un agujero demasiado grande podría dar lugar a atragantamientos.

Un bebé alimentado con leche de continuación debe mojar alrededor de 6 pañales al día, debes consultar con su pediatra si no moja los suficientes.

Es muy importante estar atento a la preparación, la conservación y la temperatura si queremos que la leche de continuación mantenga todas sus propiedades y garantice que el bebé pueda digerir de forma adecuada.

¡Y recuerda! Un biberón de leche de continuación no debe recalentarse.

Aviso importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobre el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

The following two tabs change content below.
Soy Lourdes Picó, aunque mis amigos me llaman Lou. Alicantina, Enfermera, Blogger y Mamá de tres maravillosas fieras. Cabezona (mucho), muy muy optimista y extremadamente trabajadora. Me gusta vivir la vida y exprimirla, disfrutarla con los míos y sacarle todo el jugo, que total, estamos aquí tres días, no es como para perderlos en cosas (ni gente) que no merecen la pena. Escribo sobre blogging en Trucos para mi blog y si os gusta la diversión en familia, también probamos juegos y juguetes en Scrapping para dos, y mi último proyecto en marcha es Con niños y equipaje, un blog de viajes en familia donde os contamos sitios chulos para visitar con niños y cómo viajar un pelín más barato con una familia numerosa.

Autor: Lou

Compartir este post en

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: