Incontinencia Infantil

 

Hoy queremos hablar en profundidad de la Incontinencia Infantil y la Enuresis, y es que es un problema que parece que queda lejos pero por el que pasan muchos más niños de lo que podemos imaginar.

En el blog, ya os contamos algunas pautas a tener en cuenta para poder superarla, pero concretamente ¿qué es la Enuresis?.

Decimos que un niño tiene enuresis cuando se hace pipí encima de manera involuntaria a una edad en la que el control de la orina, debería estar ya establecido. De todos modos, entre los seis y los diez años es frecuente que a los niños se les escape alguna vez el pis de noche, pero eso no es tener enuresis.

La incontinencia nocturna la padecen los niños que mojan la cama de forma intermitente con el sueño, por la noche o en la siesta, a una edad socialmente no común, con una frecuencia significativa y de una forma mantenida en el tiempo, como para afectar a la rutina del niño y de su familia.

La edad para considerar la enuresis en las niñas es a los 5 años y en los niños a los 6 años, debido a que éstos últimos maduran de una forma más lenta.

 

¿Es frecuente la Enuresis?

Se calcula que en España existen en la actualidad 500.000 niños con enuresis. Es más frecuente en niños (el doble que en las niñas), disminuyendo esta diferencia a medida que avanza la edad.

 

¿Por qué es algo tan habitual?

En la vejiga se retiene la orina gracias a que existen dos esfínteres que controlan la salida de la misma.  El primero, es un esfínter interno, que es involuntario, de tal forma que permanece cerrado hasta que la vejiga se llena de orina, momento en el que se dilata para expulsarla. El esfínter externo, actúa de forma voluntaria ante el deseo de orinar, ayudándose de la contracción de los músculos abdominales.

Para controlar estos dos esfínteres, se necesita la maduración de los centros neurológicos cerebrales que estimulan o no a los esfínteres, en función de la necesidad de orinar, así como el aprendizaje del control voluntario en el caso del esfínter externo.

Generalmente, el control del esfínter anal se realiza antes que el vesical, y el vesical diurno antes que el vesical nocturno. Es decir, los niños aprenden primero a controlar la caca, después el pis de día y por último el pis de noche.

 

Tipos de enuresis

Según el ritmo de la presentación, se puede hablar de:

  1. Enuresis primaria, cuando nunca ha controlado. Es el caso más común.
  2. Enuresis secundaria, cuando vuelve a mojar la cama tras un periodo de entre tres a seis meses de control regular.

Según se acompañe o no de otros síntomas en las vías urinarias:

  1. Enuresis monosintomática, la más habitual en la práctica clínica.
  2. Enuresis no monosintomática, acompañada de otras alteraciones del control de la orina, como la incontinencia diurna o la sensación de necesidad inmediata de orinar (urgencia miccional), etc.

Según su frecuencia:

  1. Enuresis continua, cuando moja todos los días.
  2. Enuresis intermitente, cuando algunos días se levanta seco.

 

¿Cómo tratar la enuresis?

No existe un único tratamiento, ya que se trata de un trastorno multifactorial. Salvo las medidas generales de actuación, no conviene instaurar ningún tratamiento antes de los 6-7 años, y en cualquier caso, hay que tener en cuenta cuál es la actitud, tanto de los padres como del niño, ante la enuresis.

Primero afrontar y después premiar los adelantos y el esfuerzo del niño: Lo ideal es intentar que el niño entienda que no pasa nada si aparece por la mañana mojado, pero que hay que intentar que esto no ocurra. El conocer que otros están o han estado afectados igual que él, le ayudara a enfrentarse con la enfermedad. También les consuela el saber que otro miembro de su familia ha tenido el mismo problema.

 

Normas básicas de actuación

Existen una serie de medidas físicas simples y conductuales que no garantizan que el niño deje de orinarse, pero que pueden ayudar, como ya os contamos. Entre las primeras podemos distinguir:

    1. Evitar que el niño beba líquidos en las dos horas previas a acostarse.
    2. Ejercicios de entrenamiento interrumpiendo el “chorro de orina” unos 10 segundos.
    3. Orinar antes de ir a la cama
    4. Uso de calzoncillos y braguitas absorbentes.
    5. Explicar funcionamiento y control de la micción.
    6. Solucionar los factores psicológicos desencadenantes cuando sea posible.

 

Actitud del niño ante la enuresis

La respuesta del niño es variable según la edad, su personalidad y la reacción de sus padres. Al principio, no le importará hacerse pis en la cama. Después empieza a preocuparse, en parte debido a la ansiedad que muestran sus padres. Por el contrario, puede reaccionar aprovechándose de la situación para llamar la atención o imponer sus criterios.

Cuando el niño tiene más edad se acaba desanimando, al ver que no mejora y sobre todo, al darse cuenta de que la enuresis le condiciona sus salidas (ir de excursión, dormir en casa de un amigo, etc.) llegando a avergonzarse cuando tiene que estar con otros niños y tener una baja autoestima. De hecho, el niño suele pedir a sus padres que mantengan la situación en secreto.

Si el tratamiento resulta efectivo, suelen tomar enseguida una actitud de compromiso y satisfacción ante los resultados, con lo que se debe fomentar una actitud de reconocimiento ante los pequeños éxitos.

 

Actitud de los padres frente a la enuresis

La respuesta de los padres ante la enuresis de sus hijos es variable. Abarca desde ignorar el problema, hasta mostrar una preocupación excesiva.  A mayor ansiedad, la probabilidad de que el situación se resuelva se reduce.

Es preciso asumir el problema con paciencia, evitando burlas, castigos o humillaciones, que empeorarían aún más el problema. A la mayoría de los niños les da vergüenza hacerse pis, por eso resulta necesario que la familia lo apoye. Tampoco conviene sobreprotegerle, tratándole como si fuera un bebé. En estos casos, los niños pueden encontrar satisfacción al recibir por parte de sus padres las atenciones del cambio por la noche, cuando se despiertan mojados.

No todos los pacientes con enuresis requieren tratamiento. Una actitud acertada sería comenzar sólo en aquellos niños que son conscientes de su problema y que quieren solucionarlo, y una vez que hayan tenido varias noches secas, para evitar desilusiones al principio del tratamiento. No se debería plantear en ningún caso antes de los 6 años de edad.

Una decisión conjunta entre pediatra, familia y niño refuerza la confianza del niño, y por tanto, mejora las posibilidades de éxito.

En términos generales contamos con diferentes posibilidades de tratamiento en la enuresis: En los casos en los que resulte posible se debe actuar sobre los factores orgánicos que puedan haberla causado. Por otro lado contamos con el tratamiento farmacológico, que sólo deberá ser prescrito y supervisado por el especialista en casos seleccionados.

Y además, podemos optar por los tratamientos de tipo conductual, como las braguitas y calzoncillos DryNites® que ofrece la mejor protección para ayudarles a superar esta fase y les mantendrá secos toda la noche, por eso 9 de cada 10 madres los recomiendan.  Los calzoncillos y braguitas DryNites® son como la ropa interior, tan suaves y silenciosos que los niños se olvidarán que los llevan puestos.

La mayoría lo supera con el tiempo, mientras tanto podemos confiar en DryNites® que les asegurará una protección inmejorable durante toda la noche.

Los calzoncillos y braguitas DryNites® están disponibles en 3 tallas para chicos y chicas.

Para más información acerca de la enuresis visita la página web www.incontinenciainfantil.es, donde además de consejos e información podrás consultar a una pediatra y solicitar muestras gratis. En www.drynites.es podrás encontrar toda la información que necesitas sobre los productos DryNites®.

  • Diseños diferenciados para chicos y para chicas, para que ellos se sientan mejor.
  • Totalmente discretos, ya que sienta como la ropa interior
  • Totalmente Silencioso, y eso hará que olvide que los lleva puestos.
  • Suavidad Interna y externa con ajuste

Espero que este post os resulte útil y os ayude a superar esta etapa. Gracias como siempre por estar ahí.

 

 

 

The following two tabs change content below.
Galissea o Beatriz Abellán. Entusiasta con lo que me gusta y apasionada de la comunicación y de las marcas, como Licenciada en Publicidad y Comunicación que soy. Podéis seguirme en mi Perfil Personal. Madre de dos niñas, Alejandra y María, el motor de mi vida, junto a mis amigos de verdad. Enamorada de la música, banda sonora que me acompaña cada día, del teatro y de la lectura. Adoro la decoración, la moda, la gastronomía, las novedades y tendencias, las revistas, la radio y descubrir tiendas y sitios con encanto, así como Instagram, mi red social favorita por excelencia, donde día tras día descubro nuevas empresas y perfiles interesantes y un montón de gente maravillosa.

Autor: Galissea

Compartir este post en

Trackbacks/Pingbacks

  1. La Primera Noche Fuera de Casa - Pintando una mamá | Pintando una mamá - […] incontinencia infantil es algo muy común sobre todo en niños de hasta 7 años, y se siguen dando casos…
  2. Qué rápido crecen los niños - Pintando una mamá | Pintando una mamá - […] sus necesidades fisiológicas durante la noche, es más habitual de lo que pensamos el tema de incontinencia infantil. Pero…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: