Navigation Menu

Cómo cuidar el suelo pélvico después del embarazo

Es una parte esencial y de mucho cuidado para la anatomía femenina. Muchas mujeres pasan de saber qué es y cómo cuidar el suelo pélvico, pero lo cierto es que su significado puede estar asociado a problemas tan comunes como la incontinencia urinaria

Cómo cuidar el suelo pélvico después del embarazo

El suelo pélvico se puede definir como una serie de ligamentos y músculos que se encargan de hacer que partes como la vejiga, vagina, útero y recto, se mantengan en su sitio.

Saber cómo cuidar el suelo pélvico también ayudará a la estabilidad lumbar y en el parto, siendo este último el principal responsable de lesiones en esta zona.

Al igual que otras partes del cuerpo, cuidar el suelo pélvico es de vital importancia para su correcto funcionamiento. Si no se tiene suficiente delicadeza en este aspecto, se puede llegar a sufrir de prolapsos, fuertes dolores de espalda, incontinencia tanto urinaria como fecal, incluso problemas de carácter sexual, entre otras cosas.

El hecho de cuidar del suelo pélvico tras un embarazo no es algo que precise de acciones complicadas, pero si debes estar guiada por los mejores profesionales.

A continuación te ofrecemos una serie de pautas que te ayudarán a mejorar el suelo pélvico postparto.

Controlar el esfuerzo

Tras el parto, uno de los aspectos menos recomendable es cargar con peso. Es bien sabido que para un embarazo este paso llega a ser una de las cosas más importantes a tener en cuenta. Cuando acabas de dar a luz, apenas se tiene estabilidad en el suelo pélvico, por lo que levantar cosas pesadas solo empeorará la situación.

En el caso más normal que se da, que supone el tener que trasladar al bebé de un lugar a otro, o ponerlo a dormir en la cuna, hay maneras de hacerlo sin que genere tanto esfuerzo en la parte baja del abdomen, por ejemplo.

Mantener una buena postura

Esta es una recomendación que se debe hacer para cualquier persona pero, al tratarse del suelo pélvico, tu posición siempre estará estrechamente relacionada con su cuidado. Levántate y acuéstate con delicadeza. Incluso evita estar levantada y en reposo por mucho tiempo.

En estos casos se tiene que priorizar la posición y la buena circulación, con esto se descartan los problemas vasculares y futuras complicaciones.

Las terapias físicas ayudarán

Si eres de las que les gusta investigar bien las cosas, sabrás que hacer ejercicios especiales puede ayudar a regularar nuevamente el suelo pélvico. Uno de los ejercicios más recomendables son los hipopresivos. Este consta de una especie de apnea mientras se está en reposo, que ayuda a mejorar de forma rápida los ligamentos.

Cómo cuidar el suelo pélvico después del embarazo

En este aspecto, no vale con cualquier ejercicio y, si no se hace correctamente puede implicar contratiempos. Es por ello que profesionales especializados como los de Suelo Pélvico te ayudarán a avanzar en este aspecto. En su web, suelopelvico.eu, encontrarás la información que necesitas para trabajar esta parte de tu cuerpo.

Ten en cuenta que el suelo pélvico después del embarazo puede ser muy vulnerable. No es bueno esforzarse demasiado y, mucho menos, sin contar con profesionales especializado a tu lado.

Consejos para mantener equilibrado el suelo pélvico

Como parte del cuidado postparto, no es bueno mantener la vejiga llena. Lo recomendable es orinar más de 4 veces al día. Igualmente es recomendable tomar una serie de consejos como:

  • Consumir digestivos naturales, para ir con regularidad y sin esfuerzo al baño..
  • Cuida tu higiene íntima. Pasa mucho que, las mujeres, piensan que el mal olor o una sensación incómoda son situaciones normales después de la operación. Pero lo cierto es que si llega a suceder, debe cuidarse la zona con jabones especiales que nivelen el PH, para que esto no sea un problema.
  • Recuerda que en todos los casos, una buena hidratación contribuye a la estabilización. Esta última recomendación es esencial para cualquier momento.

El suelo pélvico y su cuidado

En conclusión, cuidar del suelo pélvico es algo que debe estar presente siempre. No solo durante la menopausia, embarazo o post-parto. Todos los órganos, ligamentos y músculos de nuestro cuerpo deben cuidarse.

Es bueno conocerse, y saber cómo fortalecernos dependiendo del caso. Hay diversos métodos por los cuales se puede hacer de forma efectiva. Nunca olvides que el cuerpo es una flor que debes regar, para cosechar buenos resultados.

Autor: Lou

Compartir este post en

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: