Agritos, los boquerones en vinagre alicantinos

 

 

boquerones-en-vinagre-agritos1_PintandoUnaMama

Aquí en Alicante, a los boquerones en vinagre se les llama agritos, ¿por qué? pues ni idea jajjajajjajaja, el caso es que así los llamamos y es uno de los acompañamientos y aperitivos más deliciosos que he probado, y eso que a mí, el pescado me gusta lo justo.

Es una receta completísima, tomamos pescado azul que, como sabéis, aporta omega 3 y es muy beneficioso para regular la tensión arterial, además, la receta se completa al añadirle el aceite de oliva, en mi caso, como siempre Carbonell, .

No puede ser más fácil; nosotros los hacemos muy a menudo cuando vamos al campo los domingos, ya sabéis, mi “momento de expansión” 😀 #PlanVidaSaludable.

¿Qué necesitamos?

  • 1 kilo de boquerones medianitos
  • 300 ml de vinagre de vino blanco (yo los he hecho también con vinagre de manzana)
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva Carbonell
  • Perejil picado fresco para espolvorear

¿Cómo lo hacemos?

boquerones-en-vinagre-agritos_PintandoUnaMama

Lo primero que hemos de hacer es limpiar los boquerones, hasta aquí guay, pero yo no limpio los boquerones ni nada con olor a pescado, así que me los limpia el pescadero que me los deja monísimos y perfectos para ponerlos a marinar… hay que ir aprovechando el tiempo; si os apetece la labor de limpiarlos ¡¡adelante!! cada uno a lo suyo 😉 .

Una vez limpios, los ponemos en un recipiente y los congelamos durante al menos 48 horas, siempre congelar el pescado, nada de comérselo fresco, que podemos tener un disgusto con el dichoso anisakis.

Cuando ya estén descongelados, los ponemos abiertos en un recipiente haciendo capas con ellos, e intercalando boquerones, sal y mezcla de agua con vinagre, así hasta que terminemos con todos y queden bien cubiertos de vinagre. Tapamos el recipiente y los metemos unas 8 horas en la nevera (yo siempre los hago la noche anterior).

Pasado el tiempo (yo suelo hacerlo a la mañana siguiente), los escurrimos bien y los vamos colocando en un tupper, con la piel hacia abajo y de nuevo a capas, pero esta vez alternando, boquerones, perejil picado y ajos laminados, lo cubrimos bien con aceite de oliva Carbonell.

Dejamos reposando en la nevera 24 horas y listos para tomar.

Aquí con ellos se hacen las Gildas, que no es más, que patatas fritas de bolsa con los boquerones por encima ¡delicatessen…!

 

 

Autor: Lou

Compartir este post en

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: