Un salón para Disfrutarlo en familia
Mar02

Un salón para Disfrutarlo en familia

Me habéis preguntado mucho por el sofá y la alfombra que sale en muchas de las fotos de mi cuenta de Instagram y además es ahí donde ahora hacemos los videos de juguetes, así que me he decidido a haceros un post para enseñaros cómo es y el por qué de este cambio. Mientras mis hijos han sido pequeños he tenido un salón/juguetería/parque de atracciones, todo en uno; hemos dejado que disfrutaran de él a lo grande: han saltado en los sofás, han llenado el suelo de piezas de Lego, he tenido baúles con muñecas, balones, patines, disfraces. Y es que nosotros decidimos tener hijos para disfrutarlos, para verlos reír y pasarlo bien, y no para pasarmos el día a grito pelado porque derramaban un zumo o tiraban un cuadro, así que dejé de pensar en en mi salón como tal, procuré poner muebles con los que no se hicieran daño y hemos vivido así durante casi 12 años, teníamos hasta agujeros en la pared porque a Guille le dio de pequeño por meter la uñita… parecía que habían bombardeado el salón. Pero como todo en la vida, llega el momento de fluir y cambiar, mis hijos ya son mayores y no necesitan espacio para jugar con juguetes, y Valeria, que sí tiene aun edad de eso es mucho más ordenada de lo que eran ellos y además ya son sólo sus juguetes, no los de tres niños; así que llegó el momento del cambio y de que nosotros también pudiésemos disfrutar de nuestro salón. Con todo esto, y gracias a los consejos de mis Pitucas (ellas ya saben quienes son) decidimos entre los cinco cómo podíamos tener un salón para disfrutarlo entre todos, ni una juguetería, ni un mausoleo donde no se puede tocar nada, y esto fue lo que hicimos. En primer lugar nos deshicimos de la mayoría de cosas que teníamos y que no nos aportaban nada de nada, marcos de fotos, figuras que casi puedo vender como antigüedades del tiempo que las teníamos ¡¡yo que sé lo que las bolsas que sacamos! mil trastos que vas guardando a lo largo del tiempo “por si acaso” y que al final sólo sirven para acumular y crear polvo, no os podéis hacer una idea de lo a gusto que me quedé después de tirar tanto trasto. Después masillamos los raspones y agujeros y pintamos la pared totalmente de blanco ¡qué ganas tenía de quitarme de encima el color crema! elegimos una pintura de Bruguer que me habían recomendado porque repele las manchas, se llama Bruguer ULTRARESIST y os la recomiendo encarecidamente, con tan solo pasar una toallita de bebé...

Leer más